Conecta con nosotros

Ataques frontales en campaña republicana

Publicado

en

img_1456541429_938ebf418db6527134d4 (1)WASHINGTON/FORT WORTH, EU, (AFP/EFE).- El candidato republicano Marco Rubio alertó a sus copartidarios de que “un timador como Donald Trump” asuma el control del partido, en un ataque el viernes al magnate inmobiliario que lidera las primarias.
“No hay que dejar que un timador como Donald Trump asuma el control del Partido Republicano”, dijo el precandidato de origen cubano y senador por Florida.
Al día siguiente de un debate agitado, en el que los tres principales candidatos republicanos (Donald Trump, Ted Cruz y Marco Rubio) intercambiaron numerosas pullas, el joven senador por Florida prosiguió con sus ataques frontales contra el multimillonario, vencedor de las primarias en tres de los cuatro estados en los que ya tuvieron lugar.
“Donald Trump se presenta constantemente como alguien que defiende a los trabajadores, pero el balance (de su actividad) de hecho muestra que hace 35 años que está en contra de ellos”, recordó Marco Rubio en una entrevista con la cadena CBS.
“No reúne en absoluto las condiciones para ser presidente de Estados Unidos, se niega a responder cualquier pregunta de política pública específica, no tiene ningún plan de seguro de enfermedad, por ejemplo”, agregó el senador por Florida.
Trump ganó las primarias republicanas en New Hampshire, Carolina del Sur y Nevada. Sólo perdió en Iowa, donde venció el senador por Texas Ted Cruz.
Numerosos dirigentes del Partido Republicano no ven con buenos ojos el ascenso del millonario, cuyas posiciones consideran demasiado extremas.

Cerrar filas

Rubio pidió hoy a los republicanos que cierren filas en torno a él para frenar a Trump, a quien calificó de “estafador” a punto de “secuestrar” el partido y el movimiento conservador.
“Si me nominan, tendrán un verdadero conservador que nos una y nos haga crecer después de este circo que hemos vivido nueve meses. (…) Tenemos mucho daño por reparar”, dijo Rubio en un enérgico mitin en Dallas (Texas), donde se presentó como la única alternativa a Trump.
“Si eres republicano y no quieres que un estafador se haga con tu partido, únete a nosotros, para que podamos poner fin a esta locra”, fue el mensaje que repitió hoy Rubio en ese mitin, varias entrevistas, y en los correos electrónicos de su campaña.
Las encuestas no son nada halagüeñas para el joven senador de Florida. No le dan ninguna victoria en los doce estados y un territorio que votan en la gran cita del próximo martes, conocida como supermartes, e incluso algunos sondeos recientes apuntan que Trump le ganaría en su estado, Florida, el también decisivo 15 de marzo.

Ataque tardío

El senador de origen cubano, en la Cámara Alta desde 2011, sacó hoy un nuevo as de la manga contra Trump, al preguntar a los medios por qué no han indagado en las historias de supuestos fraudes del magnate y por qué no le preguntan por el contenido de sus propuestas como al resto de candidatos. “No podemos permitir que Trump sea el nominado, porque en el momento en que lo sea, los medios lo van a hacer pedazos. No podemos nominar a alguien a quien van a hacer pedazos porque las consecuencias son o el socialista de Bernie Sanders o alguien que mintió al país como Hillary Clinton”, argumentó Rubio.
“Se inventa cosas todo el tiempo y nadie le hace rendir cuentas”, denunció Rubio en la NBC.
“Ayer en el debate vimos que no tiene respuestas a los asuntos clave y hoy los medios siguen diciendo que es una fuerza imparable. Si cualquier otro candidato tuviera su historial, los medios no pararían de informar sobre eso”, criticó en la CBS.
La pregunta que todos hicieron hoy a Rubio era inevitable: por qué ha tardado nueve debates y nueve meses de campaña en tratar de desmontar a Donald Trump.
La mejor esperanza de Rubio es que el partido llegue a la Convención de julio en Cleveland (Ohio) sin un nominado, un escenario que ve “posible”, pese a que las matemáticas de las encuestas apuntan a que Trump ganará con holgura en la gran mayoría de los estados que votarán en la próxima quincena.
El joven senador por Florida se ha ido consolidando en la campaña como el favorito del “establishment” (grupo dominante) del Partido Republicano para frenar a Trump tras los pobres resultados de los candidatos por los que ese sector -más moderado- apostó al principio, sobre todo el exgobernador de Florida, Jeb Bush.
El joven senador viajará también a Arkansas, Tennessee, Georgia, Oklahoma y Alabama.
Los sondeos apuntan que donde podría arañar delegados es en áreas urbanas y suburbanas de Tennessee, Massachusetts, Minesota, Georgia y Tennessee.
Está por ver el impacto en votos de su nueva estrategia que, por el momento, ya le ha granjeado el aplauso de la prensa y una generosa cobertura mediática.

Christie respalda a Trump

Trump logró el viernes el respaldo del gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, quien aseguró que el magnate es la mejor posibilidad de su partido para derrotar a la demócrata Hillary Clinton en la elección del 8 de noviembre.
“Sin duda, la mejor persona en ese escenario para batir a Hillary Clinton en noviembre es Donald Trump”, afirmó Christie en una conferencia de prensa un día después del debate de los candidatos republicanos.
Donald Trump está “reescribiendo el guión”, dijo Christie, de 53 años, que hasta comienzos de mes era rival del multimillonario neoyorquino por la nominación republicana.
Hasta el momento, se trata del apoyo más importante recibido por Trump por parte de un republicano relevante. Además, le da un impulso antes de la crucial serie de primarias del supermartes del 1 de marzo en once estados.

Aspiraciones de Clinton

La carrera por la candidatura presidencial del Partido Demócrata se traslada el sábado a Carolina del Sur, donde Hillary Clinton espera contar con el apoyo de los electores negros para derrotar a Bernie Sanders, y tomar impulso antes del supermartes la semana entrante.
En esta fase de la campaña, Clinton exhibe más delegados para la convención partidaria, después de ganar dos de los primeros tres estados en que se realizaron primarias: por un pelo en Iowa, y algo más claramente en Nevada.
En Carolina del Sur, donde el 55% de los electores registrados para las primarias demócratas en 2008 eran negros, se perfila como la favorita a una nueva victoria.
Para electores de Clinton, el senador Sanders es aún una figura poco conocida en el sur de Estados Unidos.
Toda la familia de Clinton se trasladó a Carolina del Sur, para no dejar ningún cabo suelto en esta parada esencial de la campaña.

Fuente: Por Esto!

Sigue leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2020 Goyo Yupit Digital.