Conecta con nosotros

A merced de “coyotes”

Publicado

en

img_1455604543_43b2dd7b41284713e022HUATUSCO, BACALAR.- Indefensos ante el “coyotaje” es como se encuentran los ganaderos de la zona de Huatusco y comunidades cercanas, en el municipio de Bacalar, quienes debido a las adversidades económicas y al no tener un Centro de Acopio cercano, han vendido parte de su ganado a los llamados “coyotes”, que son compradores informales que les pagan cantidades muy por debajo de lo justo.
A raíz de esta problemática, la actividad ganadera en los ejidos Huatusco y Río Escondido se encuentra en decadencia, al grado de que son muchos los rancheros que en los últimos tres años han disminuido sus rebaños a casi la mitad, en tanto que otros se han quedado sin animales debido a las altas necesidades económicas que padecen.
Tal es el caso del ganadero Bernardo Hernández Romero, quien hace pocos meses tuvo que vender 30 cabezas de ganado para utilizar el recurso en un pozo de agua que está construyendo en su rancho.
Sin embargo, don Bernardo señaló que los únicos compradores que tienen al alcance son los llamados “coyotes”, quienes le terminaron pagando entre un 20 y 30 por ciento menos del valor real del ganado.
“Fueron como 20 becerros y 10 vacas los que vendí, 30 en total. La persona que me los compró me dijo en un principio que me pagaría los becerros en 55 pesos por kilo, después que siempre no y que sólo podía pagarme a 44 pesos por kilo, y al final preferí venderlos a ‘bulto’ aceptando 10 mil 800 pesos por cada becerro”, comentó Hernández Romero.
El ranchero dijo que en el caso de las vacas, se las compraron a 26 pesos por kilo, cuando el precio justo debe ser por arriba de los 30 pesos el kilo.
“Debido al bajo precio que me estaban ofreciendo decidí vender a ‘bulto’ mis becerros, que es cuando fijas una cantidad por cada animal y el comprador decide si te la paga o no. El problema del ‘coyotaje’ es algo que hace muchos años se ha venido dando, porque aquí nos hace falta apoyo con un centro de acopio”, sostuvo el ganadero.
Por su parte, el ganadero Julián Hernández Olivera señaló que el contar con un centro de acopio evitaría el abuso de los “coyotes”, ya que se fijarían precios generales por los animales y se evitaría el regateo o pago miserable.
“El centro de acopio más cercano es el que está en el ejido Miguel Alemán, que queda a más de 100 kilómetros de distancia, y eso lo hace demasiado lejos para nosotros porque no podemos llevar hasta ahí nuestro ganado, porque se nos complica tanto en gastos como en traslado. Para nosotros es importante que se pueda poner un centro de acopio en una comunidad más cerca, como en Altos de Sevilla por ejemplo, porque con eso se acabaría el problema de los ‘coyotes’ que sólo vienen a mal comprarnos nuestros animales”, refirió Julián Hernández Olvera.
Junto a esta problemática, los ganaderos de la zona también tienen que lidiar con una serie de adversidades y necesidades económicas, lo que ha ocasionado que sean muchos los que en los últimos 3 años han reducido sus rebaños en más de la mitad, en tanto que otros los han vendido por completo para dedicarse a otra actividad.
“En el 2012 contaba con más de 110 cabezas de ganado, pero de poco en poco las he ido vendiendo y ahora sólo me quedan 42 animales, porque aquí no se tiene trabajo y la necesidad de dinero es mucha, y por eso no queda de otra que hacer trato con los ‘coyotes’, aunque al final sales perdiendo”, concluyó Hernández Romero.
A lo largo del camino que enlaza a las comunidades de Río Escondido, Huatusco y zonas cercanas, se pueden observar algunos potreros que han quedado abandonados ante la falta de ganado, indicó el comisario ejidal de Río Escondido, Ángel Hernández.
“Nosotros en el ejido de Río Escondido sólo quedamos como 7 ganaderos que poseemos desde 20 hasta 70 cabezas de ganado, cantidad que es poca porque somos muchos los que ya vendimos parte de nuestros animales a los ‘coyotes’, quienes vienen a pagarnos un precio muy bajo por lo que tenemos. Recientemente logré vender 2 becerros pero a menos de 10 mil pesos cada uno, y lo tuve que hacer porque necesitaba comprar lo necesario para arreglar mi parcela y poder tener para la siembra de este año”, concluyó Ángel Hernández.

Fuente: Por Gabriel E. Manzanilla

Sigue leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2020 Goyo Yupit Digital.